domingo, 31 de mayo de 2009

El amor raro

La rareza
Persigue mi deseo.
Soy raro
Y me buscan
Las raras,
Mujeres hermosas,
Sexys,
Que dicen lo que piensan,
Que te admiran
Y te dejan.

Soy demasiado puro,
Diamante que se pule
Eternamente,
Para ellas,
Mujeres maravillosas
Que se escurren
Entre mis dedos
de desierto.

Me entran,
Me cogen,
Las beso,
Me dejan.
Me veneran
Y me desprecian.

Sé que me recuerdan,
Sé que mi yo
Ficticio
Navega sus sueños.
Sé que me aman,
Pero sólo ayer,
Sólo la imagen
Que tienen de mis palabras,
El cuerpo
que las hechizó
un instante,
el rostro ¿auténtico?
de la vida.


Eduardo Martínez-Rico

No hay comentarios:

Publicar un comentario