domingo, 11 de abril de 2010

Llorar

Llorar es bonito,
llorar es doloroso.
Llorar por amor,
llorar por un amigo,
un amor,
un hermano,
el padre o la madre.

Llorar es debilidad,
pero qué sublime.
Llorar y no llorar,
aguantar las lágrimas,
estar preso
de un precipicio,
no dejarse llevar,
aguantar apenas.

Cuando lloro y no lloro,
me contengo,
pienso en mi fragilidad
y en lo mucho
que quiero
por lo que lloro.

Estamos educados
en la contención,
pero es hermoso
llorar,
es humano,
es bueno.


Eduardo Martínez-Rico

lunes, 5 de abril de 2010

Un Sentimiento Perlado

Una flor es una flor
y un pensamiento dorado,
libre como el viento sueña
con un jardín enramado,
que por la noche se duerme
y de día,
le canta a su enamorado.

Le canta versos que suenan
con una guitarra en la mano,
que le dice miles cosas
mil sentimientos perlados,
y sobre todo le dice
como su corazón:
late justito a su lado.

"Un Corazón que late
con un Amor,
Recién Estrenado".

Lía

En la Primavera vuelve a nacer La Vida. Una Vida con un Corazón. Y otro que debería irradiar calor y color, a su lado.

sábado, 3 de abril de 2010

En el cementerio

Abuelos míos, abuelos nuestros, que vuestra luz que ahora descansa vive y goza en otro lugar y otro cielo, también en éste, ilumine nuestra marcha por la vida. Ayudadnos a ser felices y a no hacer mal, el mínimo posible. Que nuestros errores nos sean fructíferos, que nos ayuden a hacer grandes cosas y que éstas nos sirvan a nosotros y a los demás.
Vosotros que os quisisteis tanto, que tan enamorados estuvisteis, ayudadnos a vuestros nietos a encontrar o afianzar el amor que nos llena, para que cuando nos llegue la hora de descansar con vosotros, aquí o en otra tierra, sonriamos plenos y viajemos a la otra vida, tan conectada a ésta, sólo una vida.
Ésta es mi oración y petición a vosotros, abuelos míos, abuelos nuestros, al pie de vuestra tumba, y a los familiares que descansan aquí, en este cementerio, bonito y florido, que mira al mar y a la vida eterna.



Puentedeume, 1 de abril, 2010


Eduardo Martínez-Rico


Publicado en el blog "Los días de Ícaro".