jueves, 7 de mayo de 2009

Aves que desconocéis

Aves que desconocéis la mar embravecida y libre de sangre,
Con picos desmembrados después de solo un uso,
Con plumas elaboradas con la saliva del gato,
Ausentes los ojos por no emitir truenos ni carámbanos,
Ir y escanciar ríos de esperma
Sobre telas metálicas sin galvanizar.
Después, retiraros a los eriales de cabezas cortadas
A esperar que la nube se desplome,
Con el silencio a ras del suelo que se eleva,
Dejando tras de su estela un naranjal híbrido
Y en la fosa séptica con infinidad de alfileres multicolores.
Si sois incapaces de golpear sin la fusta,
El destello intermitente os ignorará,
Y preferible es que descolguéis el badajo y claudiquéis
Y olvidéis que la araña respira o que el simple estertor anuncia la huida

Rafael Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario