miércoles, 27 de mayo de 2009

AÑIL

Bueno es notar este hormigueo intermitente
como vértigo interior que esparce al día,
en su trasunto continuado,
mi ánimo voraz.

Bueno observarme
conminado a la carrera sin retorno,
sobre el ávido sentir de quienes portan,
junto al mío, su estandarte.

Bueno hacer, de la patencia circundante,
un monumento al desenfado
y a la táctica eficaz de ser ingenuos
sin escudo.

Las mañanas de hambre y lucha
que me suelo regalar, por estas fechas,
son el campo de batalla, pertinente,
donde gana, a la oquedad,
el terco empuje incontrolado
que frecuenta la inocencia.

Voy por eso, a darme, añil,
a la ocurrencia y sea la tarde
un campo amable
que decore de infinito lo existente.


2 comentarios:

  1. Envidio al pintor desemfadado y libre, que vomita, todo el color, todo el sabor de la vida, y se queda agusto y se relaja y se mantiene vivo.

    Envidio al poeta que vomita versos y no se calla y habla sin parar para que no muera la vida, y se queda agusto y se relaja y se mantiene vivo.

    Eso es lo que más admiro y me gusta de la poesia de Norberto, es como el desayuno diario, la enrgía que da la reflexión de los acontecimientos. MLuz

    ResponderEliminar
  2. Pues muchísimas gracias MLUZ por estas bonitas palabras que me dedicas.

    ResponderEliminar