domingo, 31 de mayo de 2009

BÉSAME_RESPUESTA A UN POEMA_



Bésame,
bésame
donde quieras
como quieras,

bésame
de cualquier manera

por si la vida es besar. (MLuz)

Desearía besar alguno de tus gestos,
tu mirada ante la naturaleza,
tu sombra firme en el asfalto,
tu pelo flotando en mis recuerdos.

Te besaría de luna,
de puntillas, como se besa a una amiga de alma.
Te micro-besaría entre dedo y dedo,
en tus huellas dactilares,
te besaría en el antes del antes de tu risa.

Por si la vida es besar. (Maika)

El amor raro

La rareza
Persigue mi deseo.
Soy raro
Y me buscan
Las raras,
Mujeres hermosas,
Sexys,
Que dicen lo que piensan,
Que te admiran
Y te dejan.

Soy demasiado puro,
Diamante que se pule
Eternamente,
Para ellas,
Mujeres maravillosas
Que se escurren
Entre mis dedos
de desierto.

Me entran,
Me cogen,
Las beso,
Me dejan.
Me veneran
Y me desprecian.

Sé que me recuerdan,
Sé que mi yo
Ficticio
Navega sus sueños.
Sé que me aman,
Pero sólo ayer,
Sólo la imagen
Que tienen de mis palabras,
El cuerpo
que las hechizó
un instante,
el rostro ¿auténtico?
de la vida.


Eduardo Martínez-Rico

Kilómetros

Si el bolígrafo escribiera por mí
rozando palabras exactas
en el penetrante alquitrán,
carreteras con curvas
imposibles,
solitarias,
anexas a otros caminos,
rumbo a la quietud,
si esas palabras hablaran
cada vez que pienso en ellas
revoloteándolas en kilómetros
interminables,
si el papel se dejase escribir
suavemente
sobre el polvoriento salpicadero,
si las ruedas se parasen solas
frenando el tiempo
cuando vuelan los patos
y comen los ciervos…
sería libre…
Libre para sentarme
al borde de esa quietud,
para inmortalizar momentos
descuidados en la monotonía.
Libre para ser yo…
Ese “yo” descubridor de sí mismo
rompiendo al “yo” inútil,
castigador de la dorada
libertad…
ese “yo” enajenado de su antigua esencia
hallado en cada guardarraíl,
sorprendido en cada señal.
Ese “yo”,
otro “yo”

Estefanía Rodríguez Trigos

miércoles, 27 de mayo de 2009

AÑIL

Bueno es notar este hormigueo intermitente
como vértigo interior que esparce al día,
en su trasunto continuado,
mi ánimo voraz.

Bueno observarme
conminado a la carrera sin retorno,
sobre el ávido sentir de quienes portan,
junto al mío, su estandarte.

Bueno hacer, de la patencia circundante,
un monumento al desenfado
y a la táctica eficaz de ser ingenuos
sin escudo.

Las mañanas de hambre y lucha
que me suelo regalar, por estas fechas,
son el campo de batalla, pertinente,
donde gana, a la oquedad,
el terco empuje incontrolado
que frecuenta la inocencia.

Voy por eso, a darme, añil,
a la ocurrencia y sea la tarde
un campo amable
que decore de infinito lo existente.


lunes, 25 de mayo de 2009

Después de la aventura

Te estás afeitando
Después de la aventura.
Tienes magulladuras
Por todo el cuerpo,
Incluso has perdido
Muchos cabellos
De los golpes.

El último amor
Te ha dejado una estela
De fuego
En el estómago.

El Grial, el Arca,
Las Calaveras de Cristal…
Qué más da.
Todo pasa
Y deja su agujero.

Te quitas la espuma
De afeitar de la cara
Y sueñas
Con una esposa,
Un coche familiar
Y otro perro Indiana.

Abres los ojos
Y despiertas:
“No”.

Vas al salón
En albornoz
Y lees a Homero
Y Aristóteles.

Vuelves a soñar:
Con un avión,
La cazadora de cuero,
El látigo y el sombrero,
La mujer
De la aventura.

Ya no eres joven,
Pero qué feliz eres.


Eduardo Martínez-Rico

martes, 19 de mayo de 2009

La copa

Gira
Alrededor,
Levantando fotogramas.
Un vaquero
persiguiendo a caballo
a un indio.
Un barco
De guerra
Cañoneando una isla.

La copa se te ha subido
Y te recuerda
A las mujeres
Que amas
Y no te aman,
a los amigos
Que quieres
Y traicionaste.

Es un sopor agradable
Una única copa.
Ver con nitidez
Todo un mundo
De fantasía y memoria,
Relámpagos,
Encuentros,
Polvos furtivos
En una noche
Que se fue.

Te ves escribiendo
Un poema,
De noche,
Sobre la cama,
Antes de dormir.
La copa te recuerda
Una vida
Desequilibrada,
plena.

Bourbon
Jack Daniels
Con coca-cola.


Eduardo Martínez-Rico

sábado, 16 de mayo de 2009

Forma del mal

Oh, mi angustia,
Leve y frágil,
Transitoria.
Viene, vuelve
Y se va.

Oh, mi angustia
Cotidiana, de hoy,
De ayer
Y de mañana,
Compañera del alma.

Oh, ella
Y su punzón tenue,
Doloroso,
Abarcador.
Me afecta mañana,
noche y tarde,
Alterna su conversación
Con el triunfo
y la alegría.

Oh, mi angustia.
Ella es la duda,
La incógnita,
El “¿lo habré hecho bien?”

Oh, mi angustia,
Compañera del alma,
Novia indeseada,
Forma del mal.


Eduardo Martínez-Rico

viernes, 15 de mayo de 2009

Profesores Poetas en Youtube

El soneto de treces versos

El soneto de trece versos

”Mi homenaje personal
al poeta Rubén Darío”

Dulcemente ajustabas la medida
hablando dulcemente de inocencia,
de noches abrileñas. La conciencia
del cuento del pasado, y revivida.

Memoria de aquel tiempo retenida
a lo largo de toda tu existencia,
¡Ay, cómo supiste evocar la esencia
juvenil y sonora consumida!

En las “mil y una noches” de Darío
con sólo trece versos y al instante
demostró tal dominio y señorío
que un soneto acuñó con poderío
Pero……
Cuando…………..
Siempre……
No obstante…


Consuelo Aguayo Ruiz-Ruano

jueves, 14 de mayo de 2009

Así Llora la Mañana

Una lágrima lloraba
envuelta en tules de plata,
sus mayores le decían:
¿Por quién penas?,
¡por mi sentimiento herido!;
¡un suspiro contestaba!.
Y lloraba largo, largo
como llora la mañana,
cuando el sol no tiene sitio
ni lugar al cobijarse.
Su llanto lo oyó el gorrión
y se puso a consolarla,
y bajito le decía:
¡No llores más!.
Tus penas son sus pecados;
la sal le destroza el alma.
La lágrima miró al gorrión
el gorrión secó la lágrima,
el sol volvió a su lugar
mientras un arpa sonaba.
Lía

miércoles, 13 de mayo de 2009

Sabios, poetas y amazonas

Esta satisfacción,
Insatisfacción,
Esta ambición,
Indefensión,
Este largo viaje
Que dura
Todo el día
Y al día siguiente
Comienza.

La fortaleza
Es cuestión
De un momento.
El amor
Dura un rato.
La mujer que te ama
Lo ha ignorado.
Vuelo sobre las nubes,
Sin alas,
Frágil y poderoso,
Inventando el cielo.

Vuelo hacia una isla
De sabios y poetas,
De amazonas buenas
En la noche
Desamparada.

Mi cerebro crea figuras,
Paisajes y abismos
Incandescentes.
Mis dedos ya han olvidado
Los rincones en curva
De una mujer.

Soy mucho más
De lo que era,
Para los demás.
La vida
Te sube peldaño
A peldaño
Sacándote tiras
De piel.

Pero yo sigo volando
Igual de siempre,
Entre las nubes
En pos de mi isla,
De sabios, de poetas,
De amazonas.


Eduardo Martínez-Rico

martes, 12 de mayo de 2009

LA ÚLTIMA CLASE DE MATEMÁTICAS

...Se asfixia en moldes apretados todo lo que respira o palpita
Ángel González

Hoy vibran los peldaños de la vieja escalera
con llanto de despedida,
como si lo supieran.
Voces de siempre, enmarcadas,
sin puntos y aparte,
escribirán el adiós como el final de una carta.

El profesor, por si el sonido entra por los ojos,
los cerró.
Por sus manos de tiza blanca, aire engalanado,
luz verdosa en la pizarra,
signos, números, Tales, Pitágoras,
baile postrero de infinitos,
eco secreto de las matemáticas.

___Sonrisa,
regalo de llegada y despedida,
no le abandones ahora (nunca lo hiciste).
___Tímida lágrima,
no intentes suicidarte, te lo prohíbo,
sería pecado llegar a tiempo___

En los poros de la puerta cerrada,
atrapados su Voz y su Silencio,
presión de un aire insatisfecho.
Fuera,
los jilgueros respirando aires de libertad,
saltan de rama en rama.

Al compañero Fernando Cabeza, maestro de matemáticas
con el que compartí lo que cuentan estos versos. 8-11-06

lunes, 11 de mayo de 2009

La mejor obra

Anchos horizontes
Por los que corren
Las nubes,
Eterno sol
Y eterna tierra
Que no detienen
Nunca su paso,
Ponderado e infinito.

Eres moneda de oro
Incalculable,
Siempre el mismo valor,
Compañera de mi alma.
No nos dejes nunca,
Acompaña nuestro camino
Y sé fiel
A los que te somos fieles.

Seamos tus esclavos
Libres,
Siempre a tu servicio
Y tú al nuestro,
Unidos por el amor
Más hermoso
Que existe,
El que lo une todo,
En la tierra
Y en el cielo.

Sé fuerza
Para cada uno de nosotros,
Luminosa
E inextinguible,
Pues la necesitamos.

Piensa que nuestros errores
Nos hacen ser más nosotros,
Serlo más contigo,
Y que tú nos ayudas
A corregirlos.

Ahuyenta el abismo,
Protégenos ante el torbellino
Que se traga
Las mejores voluntades,
El futuro,
El anhelo más noble,
Y no dejes de construir
En nosotros
Tu mejor obra.


Eduardo Martínez-Rico

viernes, 8 de mayo de 2009

Este cuaderno

Ella se escapa,
No se para quieta,
Yo la busco,
La persigo,
Me habla,
A veces me besa,
Y huye,
Para siempre.
“Siempre” es hasta que ella
Quiere.

Ella es guapa,
Simpática e inteligente,
Con gracia,
Pero siempre
Acaba escondiéndose
Ante mi lava.
Ella me comprende,
Pero primero,
Está ella.
Nunca soy una prioridad,
Siempre lo es
Otra cosa,
O ella misma.
Hay muchas ellas,
Pero siempre
Es la misma,
Un espejismo
De placer y felicidad.

Este cuaderno
Y este bolígrafo
Es el placer
Y la felicidad
Que no cesan.


Eduardo Martínez-Rico

jueves, 7 de mayo de 2009

Aves que desconocéis

Aves que desconocéis la mar embravecida y libre de sangre,
Con picos desmembrados después de solo un uso,
Con plumas elaboradas con la saliva del gato,
Ausentes los ojos por no emitir truenos ni carámbanos,
Ir y escanciar ríos de esperma
Sobre telas metálicas sin galvanizar.
Después, retiraros a los eriales de cabezas cortadas
A esperar que la nube se desplome,
Con el silencio a ras del suelo que se eleva,
Dejando tras de su estela un naranjal híbrido
Y en la fosa séptica con infinidad de alfileres multicolores.
Si sois incapaces de golpear sin la fusta,
El destello intermitente os ignorará,
Y preferible es que descolguéis el badajo y claudiquéis
Y olvidéis que la araña respira o que el simple estertor anuncia la huida

Rafael Pérez

AJEDREZ

AJEDREZ

Circe teje poesía,
tapiz de tarde endulzada
ceguera con limonada
zumo en la piel, fantasía.
Penumbra en la celosía,
vientre que azogue desboca,
brida que cimbrea loca
a alazanes de madera
de ajedrez ¡ay quien pudiera
darle vida a lo que toca!


Consuelo Aguayo Ruiz-Ruano

miércoles, 6 de mayo de 2009

Búsqueda

Los brazos y las piernas
En aspa.
Arrepentimiento,
Ambición,
El pasado
Y la lenta
Estela de un barco,
No siempre sereno.

Cayó la sabiduría,
La carrera
Eterna.
Adiós.
Eres humano.

Bienvenido.
Todo tú,
El mundo,
Los otros,
La familia
Y el amor
Se reflejan
En el cielo.

Queriendo ser
Demasiado
Has llegado a ser
Más.
Te duele el cuerpo,
Pero tu memoria
Flota en el universo.

Eres imperfecto.
Bienvenido.
Quisiste ser santo,
Sabio, genio…
Y has alcanzado
Lo inalcanzable,
Lo nunca soñado:
Ser tú.

Y en ello todo.


Eduardo Martínez-Rico

martes, 5 de mayo de 2009

Diamante

Nadie enseña a ser hombre.
Te enseñan el camino,
Los golpes,
Los besos y abrazos.

Vamos asimilando
Los frutos y los huesos
De la vida,
Y cuando nos damos cuenta
Nos vamos a morir.

Nadie enseña a ser hombre.
Nadie enseña a amar
Ni a odiar
Ni a morir.
Uno va aprendiendo
Día a día, hora a hora,
Minuto a minuto.

Las desgracias ajenas
Nos duelen
Y nos recuerdan
Lo que tenemos.
Cuando nos golpean,
Más duele el orgullo
Que el palo.
Hay que ser fuerte,
Pero también flexible,
E inteligente.
Las tres cosas a la vez
Es difícil.

El padre enseña al hijo,
Pero no a ser hombre.
El profesor enseña al alumno,
Pero no a ser hombre.
El maestro enseña mucho
Al discípulo,
Pero no el todo
Que es el ser hombre.

El ser hombre
Es una obra de arte,
Un diamante,
Y cuando ya está hecho
Ya comienza a perderse.

Es un planeta
Sufriente
Que goza en el proceso,
Muy sensible,
Algo grande
Expuesto a los zarpazos
De la vida.


Eduardo Martínez-Rico

domingo, 3 de mayo de 2009

Los Colores y la Vida

En el día de hoy vamos a rendir homenaje a la Reina del Universo, que hizo un hueco en su vida para poner libre y feliz la nuestra.
En el hueco hizo una magia con cuatro letras escritas, las envolvió en oro y plata y por un tiempo, en su interior de madre, las mantuvo calentitas.
Felicidades MAMÁS, con un abrazo y un beso.

Amaneció el día brillante
tan brillante como tú,
que contigo traes la vida
y la vida te canta a tí.
Una vida que florece
azul, blanca y carmesí,
un blanco del despertar
y un rojo dentro de tí.
Desfilaron los colores
cerquita de tu vivir,
elegiste los más bellos
por darme color a mí.
Y hoy al par que despertaron
se juntaron porque sí,
los colores y la VIDA
y algo nuevo rio feliz.
Y esa sonrisa de niña
te quiere MAMI decir,
¡Gracias por haber nacido!!!
¡Y por acordarte de mí!!!.
Lía

sábado, 2 de mayo de 2009

El pequeño Arturo

Está en tu vientre,
Ginebra,
Lanzarote
lo toca,
ese hijo se engendró
en el fuego
y encarnará
la espada
de Camelot,
empuñará Excálibur.

Arturo reza
en su cámara.
Anhela a su hijo
que no es su hijo,
pero al que ama
ya como todos los padres
aman a todos los hijos.

Crecerá entre el mejor pueblo,
el mayor amor
lo acunará
y le enseñará a cabalgar.
El niño mostrará
su rostro
sabio,
los ojos claros de su madre
y el pelo negro
de su padre,
el caballero.

De Arturo,
pobre Rey,
tendrá todo lo que
no es su cuerpo,
la ropa,
los criados,
la riqueza.
¡Pobre Arturo,
el rey que no puede
engendrar,
el mariscal
que no puede luchar!

La cabeza de Camelot
necesita a todos
para hacer todo,
incluso engendrar
a un hijo.

Bautizo del pequeño
Arturo.
El padrino será Lanzarote
y la madrina
la hermosa mujer
que el Rey
le ha buscado
como esposa.

¿Se ha estabilizado
la Historia
en Camelot,
o acaso ha empezado
a estallar?


Eduardo Martínez-Rico