domingo, 22 de marzo de 2009

Ave y Flor

Le contaba el ruiseñor
a su vecina la rosa,
como olía la mariposa
su fragancia allá al albor.

También le ponía al pintor
una vista deliciosa,
que en su paleta amorosa
brillo le sacó al color.

Ave y flor se contemplaban
con un especial cariño,
paleta y pintor plasmaban.

El silencio de aquel guiño
que los dos se dedicaban,
como hace el pincel al niño.



Amor y cariño en todo punto y lugar. El ruiseñor invita al pintor, el pintor pone el corazón y el resto lo pone el amor, que también se necesita para poder pintar.
Esta poesía está dedicada a todos los pintores que en su paleta saben mezclar, con su pincel, los colores de la Primavera. En especial a mi hijo que también es pintor y con su paleta y sus colores pone a brillar...lo que ustedes prefieran.

Lía
22 Marzo 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario