viernes, 1 de octubre de 2010

PUNTO POR PUNTO




Punto por punto
llevo cuenta
del rosario
de tus pecados.
Punto por punto
en historias
de flecos vacíos,
crecen toda la noche
en ti.
Punto por punto
he paladeado
los frutos
de tu vida,
mi vida,
persiguiéndote
sin hacerlo,
porque ¿a qué
perseguir un velo?
Día a día te llamé, día
a día, te escribí.
Fui hilo
de cometa
en tus dedos.

Que ya no soy
hilo, mi amor:
que ya no soy
cometa, mi amor.
Ahora soy pájaro
Y pez, pez y anfibio.
ya vuelo muy alto
para tu vuelo,
muy profundo,
humilde, para tu aire.
me perdiste,
mi amor.
Si me necesitas
siempre estaré a tu lado,
pero para nada más.
Flota en el verso
que no me diste,
que no te di,
flota en el polvo
que tanto
deseaste, mi amor.
Piensa cuánto te deseé,
y cuánto te ignoro…
Aunque, al principio,
Me cueste,
tú que eres hoja
de tabaco, vil,
peligrosa.
Punto a punto,
desabrocho el carné
de la locura.
Sin mí irás lejos,
pero irás sin mí.
Adiós, gatita,
adiós, que soy león,
tigre y jaguar,
águila,
pececillo de los estanques,
gris azulado, metal.
Adiós mi niña,
punto por punto
te olvido, ya.


Eduardo Martínez-Rico, 2010
Foto de E.M.R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario