miércoles, 17 de marzo de 2010

FALLAS

Durante el año entero
como los carnavales
trabajando a destajo
con todo detalle.

Te quedas alucinado
ante tal portento,
cartón, madera y látex
casi en movimiento.

Sarcasmo político,
ironía con humor,
manos prodigiosas
para lograr emoción.

Torrijas, buñuelos
bullen por las calles
amenizando la fiesta
entre típicos trajes.

La música alegra
este acontecimiento,
olor a pólvora
en el aire y en el suelo.

Castillos gigantes
de fuegos artificiales
abren paso a la “ cremà ”
de las figuras monumentales.

En una noche especial
arden como las teas,
contempladas por multitudes
estas obras maestras.

Miles de flashes
reciben por la noche,
una vez consumidas
sólo quedan cenizas a derroche.

Mª LUISA CALVO MARTÍN

No hay comentarios:

Publicar un comentario