viernes, 7 de mayo de 2010

EL VIAJE DEL EMPERADOR

EL VIAJE DEL EMPERADOR

Asoma sus garras
el crudo invierno,
los machos protectores
de una nueva vida.

Las hembras recorren
distancias kilométricas
con el deseo de almacenar
el máximo alimento.

Sufren los avatares
de los predadores
que consiguen su objetivo:
dejar a alguna cría
huérfana de madre.

Resulta su muerte ;
los padres esperan
durante largos meses
el regreso de la pareja.

Los huevos han eclosionado
bajo un manto de plumas
blancas como la nieve,
necesitan un sustento
para no fenecer.

Se distingue a lo lejos
siluetas a dos colores,
la alegría renace
en los cantos de ambos.

Ahora ellos marchan,
deben recuperar las energías
en un viaje hostil,
carentes de fuerzas.
Mª LUISA CALVO MARTÍN

1 comentario:

  1. Las hembras recorren kilómetros y los machos esperan... La vida es recorrido y espera. Me hace pensar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar