viernes, 29 de enero de 2010

ÁVILA


Una ciudad amurallada
se abre al visitante,
piedra sobre piedra
mostrando su semblante.

Un aire místico
respira cada recoveco
de los monumentos ancestrales
acercando a la tierra el cielo.

Un castillo interior
tiene entre manos
una santa conocida
con poemas entregados …

al Dios amado
y a toda la Humanidad,
escritos de puño y letra
llenos de intimidad.

Sobriedad y nobleza
se contempla en las calles,
ciudad de los caballeros,
reyes e infantes.

Pisamos el mismo suelo
que nuestros antepasados,
un arte espectacular
donde prevalece un medieval encanto.

Mª Luisa Calvo

No hay comentarios:

Publicar un comentario