viernes, 25 de septiembre de 2009

El Otoño

Se acabaron ya las flores
lloraban las margaritas,
un gorrión las contemplaba
al abrigo en la otra orilla.

Y pensaba mientras tanto
en cuando estaban bonitas,
en por qué el sol calentaba
y ahora estaban tan dormidas.

Y así se puso a soñar
con aquel tiempo en su vida,
cuando cantaban las flores
y era el agua tan distinta.

Lía

¿Se puseron ustedes a soñar alguna vez en su vida?. Pues igual que sueña el gorrión, así lloran las margaritas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario