jueves, 17 de noviembre de 2011

TUAREG

Conocedor del desierto
desde hace siglos,
sigues el sol y las estrellas
para alcanzar tu destino.


Se pone el sol
y el aire enfría
toda la noche
junto a la arena fina.


El viento modela
durante el día
el ardiente paisaje
como olas marinas.


Una noche mágica
al calor de una hoguera
envuelve el lugar
ante toneladas de arena.


Dominas la situación
con la ayuda animal :
el camello guiando
hacia el oasis natural.
Mª LUISA CALVO

No hay comentarios:

Publicar un comentario