jueves, 12 de mayo de 2011

AL MOSQUITO

Repelente insecto,
nadie quiere oír
ese continuo zumbido
que se acerca a la piel
de modo repetitivo.

Necesitamos espantarte
pero no te rindes,
apareces otra vez,
siempre insistes.

Cuando nos adormilamos
aprovechas para atacar
succionando la sangre
y poderte alimentar.

En completa oscuridad
te alías con la noche,
un batir de alas
a pleno derroche.

A la luz del día
te dejas ver,
difícil dar contigo
para poderte vencer.
Mª Luisa Calvo Martín

1 comentario:

  1. Curioso poema, en primavera despiertan ocasionando molestias y no se van hasta el otoño... por lo menos...

    Cuando paseo cada mañana, no quiero mirar por encima de mi cabeza, siempre me persigue sin tregua una nube de mosquitos, cuanto más deprisa voy yo, más deprisa vuelan ellos...

    ResponderEliminar