lunes, 9 de noviembre de 2009

Sombra de fuego

Es una sombra de fuego,
Un perfil de agua,
Sus cabellos
Son de laurel,
Y la boca
Tiene la forma
De una barquita.
No es tu amor,
Ni tu amada,
Ni tu mujer.
Es una imagen mental,
Perturbadora,
Puro sexo y poesía.
Viene de más allá
Del sueño,
Y va más allá
De ti mismo.
Está fundida en ti
Y te lleva
Donde solo
Nunca podrías ir.
Es imagen viva
Del tiempo,
De tu deseo,
De tu deseo infantil
De perdurar,
La superficie
Del lago
Hecha mujer.
Ella te ama,
Tan real
Como un sueño,
Pero tú a ella no.
Has aprendido
A desear,
Pero no a amar
Espejismos.


Eduardo Martínez-Rico

No hay comentarios:

Publicar un comentario