lunes, 1 de junio de 2009

La Palabra

Si la palabra tuviera puertas
y las puertas batieran sus palmas,
tendrían cuidado las gentes,
se esconderían:
al desnudo estarían sus almas.
Si las puertas se fueran abriendo
poquito a poco bien de mañana,
el sol ayudaría a imprimir,
en la mente:
todo lo bueno que hay en el alma.
Y si la mente se despertara
ya sea de tarde o prontito al alba,
la palabra estaría viva,
tendría un sello:
el que se adquiere bien de mañana.

Lía

No hay comentarios:

Publicar un comentario