jueves, 12 de mayo de 2011

AL MOSQUITO

Repelente insecto,
nadie quiere oír
ese continuo zumbido
que se acerca a la piel
de modo repetitivo.

Necesitamos espantarte
pero no te rindes,
apareces otra vez,
siempre insistes.

Cuando nos adormilamos
aprovechas para atacar
succionando la sangre
y poderte alimentar.

En completa oscuridad
te alías con la noche,
un batir de alas
a pleno derroche.

A la luz del día
te dejas ver,
difícil dar contigo
para poderte vencer.
Mª Luisa Calvo Martín